Tejiendo sueños.

Historias de contrabando.

Entre las casas de uno y otro lado de la calle había unos cuantos puentes elevados. Por ellos cruzaban varias veces a diario los contrabandistas de noticias. Sólo ellos conocían los mejores horarios y habían desarrollado la capacidad necesaria para no ser detectados.
Las autoridades no supieron nunca que dentro del pan viajaban cartas de hijos hacia sus padres, de enamorados cautivos al otro lado del puente, de disidentes que intentaban derrocar el gobierno establecido en la acera de los número pares.

El marciano.

¿Puedes ver su cara?… Sí, ¿la de ese ser bajito que aparece en la parte izquierda?… Correcto. Se trata del retrato de un marciano. Ya sé que no aparece de color verde y te explico por qué. Al ser unos seres bastante hiperactivos les supone un gran esfuerzo quedarse quietos. Deben contener la respiración y tensar todos los músculos de su cuerpo, lo que hace que se pongan de esta tonalidad rojiza; aunque puedo asegurarte que tras la foto volvió a su color natural.

¡Ah, bueno! Lo que te ha llamado la atención es ese artefacto que aparece junto a él. Pues es, nada menos, que un sistema avanzado de movilidad aerodeslizante. Su medio de locomoción. Lo utilizan en sus viajes por la superficie del planeta que visitan. Seguro que a ti también te recuerda mucho en su diseño a nuestras bicicletas. Como puedes observar, aparece firmemente anclado a una estructura fija, lo que impide su desplazamiento accidental.

Después de posar para la foto, mi nuevo amigo sacó su cámara de fotos y, como buen turista, se encaminó hacia la zona más visitada de la ciudad con la tranquilidad de que, a su vuelta, el sistema avanzado de movilidad aerodeslizante seguiría allí.

Fotografía de J.C. Santa

Preludio primaveral.

La primavera anunció su llegada. Le puso fecha y hora. Diversos medios de comunicación se encargaron de difundir la noticia. Incluso algunos árboles dieron orden a sus ramas para cubrir su desnudez con vistosos colores.

Nadie tuvo en cuenta al tozudo invierno, que sigue instalado cómodamente en nuestros armarios.

Libre

libre Así es. Libre. Esta foto es libre. Más allá del motivo que en ella se presenta, y que alguno de vosotros habréis reconocido, la libertad le viene por el tratamiento dado. Su revelado y la posterior edición las he realizado con software libre. Me gusta experimentar.

Llevo algún tiempo tanteando LightZone, un programa de revelado RAW muy sencillo e intuitivo. La edición corre a cago de Gimp, del que todos habéis oído hablar.

Si no necesitamos un revelado “profesional”, es una opción muy válida, y gratis. Os dejo los enlaces, por si os pica la curiosidad.

Lightzone y Gimp.