Zafra

_IMG4596Visitar un lugar me permite admirar todo aquello que en él se ha producido a lo largo del tiempo, y Zafra rezuma historia a través de sus edificios, museos, calles, gentes y entorno._IMG4603

El Museo Santa Clara nos descubre cómo es la vida de claustro de las hermanas clarisas, con una exposición cuyas líneas temáticas (convento, nobleza y ciudad) se integran en un espacio monumental de los siglos XV al XVIII. En estos días, además, muestra diferentes ediciones de libros escritos por la mano de Miguel de Cervantes._IMG4604

Sus plazas, la Grande y la Chica, unidas por uno de sus rincones, llamado Arquillo del Pan, ofrecen descanso y sombra al viajero en las terrazas de sus bares y restaurantes y bajo los soportales._IMG4632

La Plaza Chica era el lugar donde se celebraban los mercados semanales autorizados desde 1380. Para comprobar las medidas de los géneros se grabó, y aún se conserva tallada en uno de sus pilares, la llamada vara de Zafra, una vara de medir castellana de 83 cm. junto a la que los turistas posamos para la foto.

La Colegiata de la Candelaria alberga obras artístic_IMG4671as como el retablo de la Virgen de los Remedios, con nueve lienzos de Francisco de Zurbarán; un órgano dieciochesco, los retablos de la Virgen del Carmen, obra de Blas de Escobar, y los funerarios de los mercaderes Juan Ramírez el Viejo. No debe dejar de verse la capilla barroca de la Virgen de la _IMG4672Valvanera. Ahora bien, la obra más espectacular, es el retablo mayor, realizado entre 1656 y 1683 por Blas de Escobar, José de Arce y otros artistas sevillanos del Barroco.

Hablar con sus gentes me descubre curiosidades, que no llegan a conocer todos los _IMG4664turistas, y nuevos encuadres, sólo visibles cuando alguien te los muestra, bien porque están fuera del circuito habitual o porque tienen una historia pequeña que los hace grandes.

Al llegar a la Puerta de Jerez, que permitía el acceso intramuros a los caminantes que provenían del Oeste, y casi por casualidad, descubrimos en su planta alta _IMG4618la capilla barroca de la imagen procesional del Cristo de la Humildad y Paciencia. He de agradecer a las personas que allí estaban, disponiendo un Triduo a María Stma. de la Salud, la bella vista que nos mostraron de la Calle Jerez desde una ventana de esta ermita. Balcones adornados de geranios y la torre de la Colegiata de la Candelaria al fondo.